Proyección libre y gratuita: MOTHER DAO, CON FORMA DE TORTUGA, de Vincent Monnikedam

La cuarta función de Esperando al DocBuenosAires se llevará a cabo el lunes 8 de julio, a las 19:00 h, en la Alianza Francesa de Buenos Aires (Av. Córdoba 946), con ENTRADA LIBRE Y GRATUITA.

Información adicional y reserva de entradas: info@docbsas.com.ar

Sinopsis: Monnikedam reunió películas en nitrato conservadas en los archivos nacionales y rodadas por cameraman holandeses desde 1912 a 1933 en las colonias de las Indias. Compilando más de 200 películas realizó esta obra maestra, donde muestra cómo gobernaban los holandeses sus colonias y la imagen que ellos querían de su actuación social a través de los films. Los cantos y poemas dan a los indígenas una voz que atraviesa esta fachada, conduciéndonos a otro universo, todavía desconocido para nosotros.

(Mother Dao, de Schildpadgelijkende) Holanda, 1995
Dirección y guión: Vincent Monnikendam.
Música: Jan Dries-Groenendijk.

“Madre Dao” o los horrores del hombre (blanco)

El documental de Vincent Monnikendam es un viaje al corazón del espanto: recupera una serie de filmaciones en las colonias holandesas.

“Madre Dao” contrasta la naturaleza y la acción del colonizador.
El film rescata piezas documentales fechadas entre 1912 y 1933.

Lo primero que impresiona de Madre Dao es que esta película exista, de esta manera, así como está concebida, a partir de un material preexistente que estaba llamado a su oscura desaparición, por su carácter anónimo y en algunos casos infame. De los miles y miles de metros que camarógrafos holandeses registraron entre 1912 y 1933 en las colonias de los Países Bajos en el sudeste asiático, el antropólogo y documentalista Vincent Monnikendam supo extraer un film insólito, que en una primera instancia expone de manera evidente la concepción racista y expoliadora con que su país dominó durante siglos a la población de Indonesia. Pero el objeto singular que es Madre Dao, su carácter de obra personal capaz de superar la mera categoría de “film de montaje” se manifiesta en la visión poética, subjetiva de Monnikendam, que ha logrado imprimirle a ese material heterogéneo y ajeno una dirección de sentido que va mucho más allá de la denuncia social.
Hay algo particularmente inquietante en Madre Dao y es esa extraña sensación que produce el film, la de asistir a su proyección con la conciencia de que ese material que se ve en la pantalla está íntegramente constituido por registros crudos de la realidad. Y, al mismo tiempo, experimentar la noción de que se está frente a una obra de una autonomía estética como solamente parecería posible en el campo de la ficción. La clave de este misterio quizás habría que buscarla en el título mismo de la película, que refiere la leyenda cosmogónica de Madre Dao, según la cual –afirmaban los habitantes de la isla de Nias– el horizonte primigenio era curvo, como el caparazón de una tortuga, y que ese mundo original era fecundo y lleno de vida … hasta que llegaron los conquistadores occidentales. El film comienza entonces sirviendo a esa leyenda, exhibiendo el esplendor de un volcán, del caudal de los ríos y de la fuerza con que brota la selva, hasta que ese espectáculo de la naturaleza desencadenada aparece de pronto agredido por la presencia del hombre blanco, vestido también impecablemente de blanco, rígido, almidonado, dando órdenes, ejecutando una coreografía de gestos omnipotentes sobre una población sometida, hambreada e inerme.
Parece difícil pensar que esas imágenes donde se ven a hombres, mujeres y hasta niños trabajando hasta la extenuación, sometidos a las condiciones de vida más extremas, hubieran sido registradas como films de propaganda, para mostrar en Europa la eficacia con que las empresas holandesas del tabaco y del azúcar hacían rendir a su “personal”, o la dedicación con que misioneros cristianos imponían su fe a los nativos. Visto hoy, a través de la labor monumental de selección y montaje de Monnikendam, ese material revela su verdadera, monstruosa naturaleza, pero también parece hablar de un paisaje apocalíptico, de un mundo perdido, cuya distancia no sólo acentúa la textura rugosa de un blanco y negro impuro sino también la separación misma con que la cámara suele situarse frente a su objeto, en una mezcla de temor y temblor.
Esos trabajos brutales y prácticamente inútiles a que son expuestos los aborígenes, esas impúdicas revisiones médicas que anticipan los horrores del siglo, esos sacrificios rituales con que los nativos parecen querer restaurar la relación con sus antecesores tienen en Monnikendam un observador privilegiado, que ha logrado con esas imágenes, a veces terribles, siempre hipnóticas, un film de una rara, dolorosa belleza. Si Madre Dao prescinde completamente de comentarios y se permite apenas el murmullo de algún poema o de una leyenda, es porque Monnikendam confíaplenamente en la elocuencia de su material, que se apoya apenas en una imaginería sonora donde los ecos de alguna lejana melodía tribal se confunden con los ruidos metálicos, agobiantes del poder colonial.

(Fuente: Diario Pagina/12. http://www.pagina12.com.ar/1998/98-09/98-09-04/pag26.htm)

© Copyright 2013 e-imagen, Todos los derechos reservados. Escrito por: e-imagen